Esta pandemia está conmoviendo todos nuestro cimientos y entre ellos la educación.

Sabemos que miles de padres en todo el mundo fueron forzados a cambiar radicalmente su estilo de vida al tener que quedarse en casa con sus hijos y que este periodo podrá alargarse todavía varias semanas más.

También sabemos que no ha sido fácil ni ligero para los padres ni para los maestros, ni para los niños y niñas, por eso queremos ofrecerte esta muestra de solidaridad y empatía. De padre a padre y de madre a madre.

No somos líderes escolares ni maestros certificados, solo somos padres y madres como tú pero con la experiencia de vivir 24 horas diarias los 7 días de la semana con nuestros hijos por decisión propia y que tal vez lo que hemos aprendido en este proceso te pueda ayudar en este tiempo difícil.

Somos padres y madres comunes, sin habilidades extraordinarias pero con el firme propósito de aportar con libertad un poco de lo que hemos aprendido.

No buscamos convencerte de cambiar de herramientas educativas sino alentarte a que uses las que tienes a la mano y las hagas crecer para convertir este tiempo de incertidumbre en esperanza y conexión con lo que amas.

Video 3

Nat Haro es una mamá fenomenal que aprende junto con sus hijos en casa siendo congruente con su propia esencia de mujer artista y cuenta cuentos.

No puedes intentar ser otra persona para cumplir con las exigencias académicas de la escuela porque los aprendizajes se pueden y se deben desarrollar obedeciendo a la naturaleza de cada familia y de cada uno de sus miembros.

Puntos clave:

  • Observar
  • Confiar
  • Planear
  • Conectar

Para meditar:

  • ¿Estás usando tu propia esencia y personalidad como padre o madre para ayudar a tus hijos a aprender?
  • ¿Te has dado el tiempo para observar a tus hijos sin prisas y sin juicio?
  • ¿Te has dado cuenta que esta oportunidad de conectarte con tus hijos podría nunca repetirse?
  • En realidad ¿qué quiero que mis hijos aprendan? Las matemáticas se pueden olvidar pero mi presencia, compañía, dirección y contacto físico cariñoso nunca.

0 comentarios en “De los padres que educan sin escuela para el mundo Nat Haro”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba